La primera visita al ginecólogo

primera visita al ginecólogo

Cuando decides quedarte embarazada y por fin lo consigues, tras la alegría que supone saber que esperas a tu bebé, tienes que comenzar a fijar algunos puntos importantes de tu nuevo calendario en los próximos nueve meses. Son muchas cosas por las que deberás preocuparte tanto tú como tu pareja, pero algunas tienen importancia más pronto que otras. Es el caso de la primera visita al ginecólogo, una cita importante que deberás concertar justo a las seis semanas de embarazo, contadas desde la última menstruación.

La primera visita al ginecólogo tiene un objetivo muy importante: realizar la primera ecografía para detectar las primeras características del embarazo. También es relevante que esperes a la sexta semana tras la última regla. Aunque tengas prisa por ir, si adelantas la visita, puede ser que el latido fetal aún no sea patente y no sirva para nada esa visita, así que espera a la fecha correcta para ir.

En la primera visita al ginecólogo, el especialista se ocupará de tomar algunos indicadores muy importantes a partir de ahora en tu embarazo, además de darte la fecha probable para el parto (FFP), según la última menstruación. Tendrás conocimiento, por primera vez, del posible día que nacerá tu futuro bebé. Una fecha que a partir de ahora será muy importante en tu vida. 

Control de salud

Entre las cosas que te realizarán en la primera visita al ginecólogo, por ejemplo, será tomarte la presión arterial, la tensión y controlar tu peso. La primera sesión será muy instructiva, ya que deberás responder muchas preguntas que te formulará para que pueda configurar tu historia clínica. En ella, el ginecólogo  obtendrá datos muy importantes sobre intervenciones que hayas sufrido, enfermedades o incluso datos sobre las enfermedades genéticas de tu familia.

Las preguntas que probablemente te realizará el ginecólogo abordarán cuestiones sobre tu ciclo menstrualembarazos anteriores si los has tenido, problemas de salud concretos, sobre tu estilo de vida y sobre problemas de fertilidad anteriores, con toda seguridad. Es una buena ocasión también para que aproveches y le preguntes cualquier duda que tengas al respecto sobre tu actual estado. No desaproveches la ocasión y solventas cualquier duda que durante estas últimas semanas te hayan surgido.

Además, también te mandarán análisis de sangre y de orina, para controlar algunos indicadores de tu cuerpo sanguíneos o los niveles de azúcar, que ahora recobrarán mucho más importancia que antes. Y por supuesto, te realizará una exploración ginecológica con un tacto vaginal.

Por supuesto, en la primera visita al ginecólogo obtendrás información sobre la alimentación que debes llevar a partir de ahora, los hábitos saludables que debes practicar y la tranquilidad con la que debes afrontar los siguientes meses de embarazo, muy importantes en tu vida. También te informará sobre las siguientes citas que tendrás, y los puntos importantes en el calendario de una embarazada, así que no sufras antes de ir a visitarlo, que saldrás con muchas dudas resueltas.

Ya sabes, a las seis semanas desde la última regla debes tener prevista tu visita al ginecólogo para empezar a marcar el camino hacia el día en que nacerá tu bebé. La primera visita al ginecólogo es esencial cuando te quedas embarazada, no lo olvides.

 

También te puede interesar:

El calcio en el embarazo

Elección de pediatra

Pediatría online de Qbaby

 

 

 

 

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...