Cosas para el bebé

Cosas imprescindibles en el nacimiento para el bebé y para la mamá

Cuando llega el momento del parto, es necesario tenerlo todo preparado. Son muchos los detalles que hay que tener en cuenta, pero hay cosas imprescindibles en el nacimiento del bebé que no se pueden olvidar. Una de ellas es la canastilla, el “equipaje de mano” que toda embarazada tiene que llevarse al hospital, con ropita y artículos para el bebé, y también para ella. Es importante prepararla con tiempo, antes de que el parto nos sorprenda por sorpresa, y con mucha calma, para no olvidar nada.

Qué llevarse al hospital es una de las preguntas más frecuentes. Por poco tiempo que se esté allí (lo normal pueden ser 3 o 4 días), hay que ser precavida y tenerlo todo preparado con la suficiente antelación. Hay que tener en cuenta que a veces la fecha probable de parto no suele coincidir con el día real del parto. Lo más frecuente es que el nacimiento se retrase entre dos y tres días. Pero también existe la posibilidad de que nazca de manera prematura, antes de la semana 37, o que se adelante simplemente algunos días. Y es que la fecha de parto es solo una aproximación, no es una ciencia exacta.

Esta incertidumbre obliga a las mamis a ser precavidas y tener preparado el equipaje que debe llevar al hospital al menos con un par de semanas de antelación. Las prisas de última hora no son aconsejables. Las contracciones, la ansiedad y el nerviosismo por ser mamá sobre todo por primera vez puede hacer que se olviden la mitad de las cosas, si se prepara la canastilla para ir al hospital a última hora.  

Además, dice el refrán popular que más vale prevenir que curar. Así que. en caso de partos prematuros, y para evitar sorpresas, también puede ser una buena idea dejar por escrito una lista con todo lo que hay que llevar, para que una persona de confianza pueda preparar las cosas y llevarlas a tiempo al hospital, por ejemplo.

La estancia en el hospital tras dar a luz suele ser corta, si no hay complicaciones: dos días y medio en los partos naturales, si todo va bien, y sobre los cinco o seis días si el nacimiento se produce por cesárea. La tendencia es, no obstante, reducir cada vez más el periodo de hospitalización. De hecho, muchos centros ya practican la que se conoce como alta precoz, 24 horas a partir del nacimiento, o, incluso, tan solo después de 12 horas de dar a luz.

Mamá y bebé

Para el bebé

En función de la estancia, la madre y el bebé necesitarán más o menos equipaje, claro. Pero, como no siempre es predecible el tiempo que se permanecerá en el hospital, siempre es mejor llevar de más: más vale que sobre, que no que no falte. ¿Y qué metemos en esa maleta? Imprescindibles: pijamas y bodies para el recién nacido. Es recomendable que estas prendas sean sencillas y cómodas, y lo suficientemente anchas para que se adapten al crecimiento del bebé en los primeros meses.  También se recomienda que las prendas estén confeccionadas con tejidos naturales, ya que los artificiales no absorben la humedad. Evita adornar la ropita con lazos o cintas, ya que podría limitar los movimientos del bebé.

¡Y la ilusión que hace estrenar y vestirlo por primera vez! Es importante incluir también patucos, jerséis, chupetes, pijamas, y colocarle un gorrito cuando nazca, para que se mantenga a una temperatura estable. También se aconseja ponerles unas manoplas, para que no arañen la cara con sus uñas. Los pañales y las toallitas también deberían ir en esa canastilla. Los baberos y las gasas, para no manchar la ropa con las regurgitaciones.  Una mantita o toquilla, para protegerlo cuando se le coge en brazos, o a la salida del hospital, si las temperaturas son bajas. La ropa para la salida, ropa cómoda, sobre todo. Neceser del bebé: los progenitores no tendrán que bañar a su pequeño durante la estancia hospitalaria, pero, si lo desean, pueden llevar un neceser que incluya un pequeño cepillo, un bote de su colonia infantil favorita y pomada para el culito del bebé, por si se irrita.

 

Aseo:  peine o cepillo suave,  2 esponjas, 1 bote de jabón para bebé, 1 bote de crema protectora, 1 bote de aceite para bebé, 1 caja de bastoncillos, tijeras de punta redondeada especial para bebé, toallitas de limpieza

Para la mamá

Para la mamá es básico el neceser, que contendrá todo lo básico para la higiene durante su estancia en el hospital: jabón, desodorante, champú, cepillo y pasta de dientes, peine, crema hidratante y un paquete de compresas tocológicas (más grandes y absorbentes de lo habitual). No está de más meter algo de maquillaje, para que se sienta igual de guapa que siempre.

La mami debe llevar también como mínimo un par de camisones con abertura delantera, para facilitar la lactancia, una bata y zapatillas. Además, para ir cómoda a la salida del hospital, es conveniente usar las mismas prendas que se utilizaron durante el embarazo, ya que en dos o tres días es improbable que su cuerpo recupere su talla anterior.

Ropa interior. La mujer que dará el pecho a su bebé necesitará un par de sujetadores de lactancia y un paquete de discos empapadores para evitar los escapes de leche. Las braguitas deben ser holgadas y cómodas, de algodón o, si se prefiere, desechables.

Documentación 

Además de los enseres necesarios para la madre y el bebé, es conveniente tener preparada con antelación la documentación que se requerirá para que la atención en el centro sanitario se desarrolle de forma efectiva: plan de parto (donde se indica la elección del lugar y posición durante el parto, quién quiere que la acompañe, si se quiere o no anestesia, quién quiere que corte el cordón umbilical, o la decisión respecto a la lactancia), la identificación sanitaria, la documentación médica… porque aunque el centro sanitario suele registrar los resultados de las pruebas médicas realizadas durante el embarazo, es recomendable llevarlos consigo al hospital y entregarlos al personal encargado de atender a la futura mamá.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...