autismo en niños

El autismo ¿Cómo detectar síntomas de detección temprana?

Por la neuropsicóloga Nicky Valentín

Conocer los signos y síntomas que pudieran indicarnos si nuestro hijo tiene posibilidad de padecer un trastorno del espectro autista es muy importante. Cuanto antes reconozcamos la necesidad de buscar la ayuda de un especialista tanto más aumentan las probabilidades de tener una atención adecuada para desarrollar al máximo el potencial del niño con autismo. Por ello, la Academia Americana de Pediatría ha solicitado a los pediatras que entrevisten a las familias de todos los niños mayores de 18 meses (o antes si ya se conoce que existe riesgo) para realizar un diagnóstico lo más precoz posible. Entonces, ¿cuáles son los síntomas tempranos del autismo? Estos se agrupan alrededor de varias áreas de desarrollo del niño.

Área de comunicación

Respecto al área de comunicación podemos tener un desarrollo atípico o directamente ausencia de comunicación. La falta de contacto ocular suele ser un ejemplo típico de fallo en este área. Sobre los tres meses los bebés suelen sonreír en respuesta a la sonrisa de sus cuidadores y la falta de esa sonrisa social también puede indicarnos que algo anómalo sucede. Igualmente sería preocupante si el bebé no responde a su nombre o no esté interesado en juegos comunicativos, o se ponga rígido cuando uno le coja en brazos.

Área de juego

En el área del juego se observa a veces juego atípico consistente en ordenar los juguetes apilándolos o amontonándolos siempre de la misma manera, explorándolos y manipulándolos de manera repetitiva. Puede darse juego sin ningún tipo de imaginación y hay veces que no existe imitación. (más…)

Leer Más

diabetes infantil

5 cosas que debes saber de la diabetes infantil

Por la pediatra Emma Albiñana

Cuando voy por la calle me encuentro que la gente en general desconoce muchas cosas de la diabetes. Les suena a algo horroroso y esclavo, de personas con cierta edad que como no se implican en el cuidado de su salud acaban quedándose ciegos o con un dedo del pie amputado. Por suerte, a lo largo de mi carrera profesional me he encontrado con padres, que a pesar de su desconocimiento inicial y de la montaña rusa a la que iban a subir cuando su hijo debuta con diabetes, necesitan y quieren una formación y desterrar mitos. Por eso, a continuación voy a explicar 5 cosas que debes saber sobre la diabetes infantil.

La diabetes no es una enfermedad de personas mayores

La diabetes se presenta a cualquier edad, lo único es que así como en adultos la diabetes más frecuente es la tipo 2, en la infancia la más frecuente es la tipo 1, aquella en la que hay una destrucción de las células del páncreas que producen insulina. Esta destrucción es la mayoría de las veces por mecanismo autoinmune, aunque en otros casos no se encuentra el motivo. La insulina es una hormona que permite la entrada de glucosa en la célula para que sea utilizada como fuente de energía. Al no poder usar glucosa, ésta se acumula en la sangre y tanto esto como que las células no tengan energía son responsables de los síntomas del niño.

Si bebe mucho y orina mucho puede que tenga diabetes

Cuando una persona bebe mucho, lo normal es que orine también mucho. Si se dan estos dos síntomas quizás lo más importante sea plantearnos por qué bebe mucho (calor, comida salada, ejercicio abundante, dieta…), y una punción en el dedo para analizar la glucosa en sangre nos confirmará o descartará diabetes.

El aumento de glucosa en sangre provoca mucha sed, a la vez que satura el riñón. El niño bebe mucho líquido y también orina mucho. En la mayoría de los niños se dan más síntomas, ellos resultantes de la falta de energía, como son que el niño come mucho, está muy cansado y pierde peso. Dado que las células no pueden funcionar sin glucosa, en un intento de supervivencia se queman las grasas y las proteínas para obtener la fuente de energía pero a la larga es tóxico para el organismo y el niño acaba agotado y vomitando, quizás entrando en un proceso grave que se llama cetoacidosis. (más…)

Leer Más

La escarlatina en niños

La escarlatina en niños

La escarlatina es una infección provocada por una cepa de la bacteria llamada estreptococo beta-hemolítico del grupo A (EBHGA). Este germen puede producir una sustancia llamada toxina, a la cual algunas personas son sensibles. No todos los EBHGA producen esta toxina (una especie de veneno que genera una erupción difusa), y no todos los niños son sensibles a ella. Pero, cuáles son los síntomas y el tratamiento de la escarlatina en niños. El sarpullido de la escarlatina en el cuerpo se parece a la piel enrojecida, quemada por el sol. Está compuesto por pequeños puntos rosados. Así, el signo principal de la infección es un sarpullido escarlata, como un rojo anaranjado, que se extiende por la piel del niño. La escarlatina es frecuente en niños entre 4 y 8 años, y muy poco usual en niños menores de 2 años.

El sarpullido es el signo más llamativo de la escarlatina. Inicialmente se presenta con apariencia de quemadura solar que es áspera como lija al tacto y puede picar. El sarpullido generalmente aparece primero en el cuello y en la cara. Luego se extiende al pecho y a la espalda y, finalmente, al resto del cuerpo. Tiende a formar líneas rojas en los pliegues corporales, especialmente alrededor de las axilas y los codos. El sarpullido generalmente desaparece al cabo de 4 a 6 días. La piel afectada puede comenzar a descamarse 7 y 10 días después de la desaparición del sarpullido y puede continuar descamándose hasta 6 semanas.

Otro de los síntomas es la fiebre, que puede ser alta y que aparece entre 12 y 48 horas antes del sarpullido. También el dolor de garganta es otro síntoma. Si el niño tiene escarlatina, seguramente tendrá las amígdalas agrandadas y enrojecidas, en algunos casos cubiertas por una membrana o capa de color blanco amarillento. Al mismo tiempo, la lengua también puede ponerse de color blanco, con pequeños puntos rojos. El dolor de cabeza, las náuseas, vómitos, dolor en el estómago y dolor muscular, son otros de los síntomas que pueden aparecer. (más…)

Leer Más

lactancia materna

Ventajas de la lactancia materna

Por la dietista Josefa Cobos. 

En la actualidad, la OMS recomienda amamantar a tu bebé exclusivamente hasta los 6 meses, aunque ha habido otras épocas en las que era hasta los 4 meses, y yo me pregunto, ¿qué pasa con los bebés que por una causa u otra no pueden tomar la leche materna? ¿Serán niños enfermizos y crecerán con dificultad?

Pues no, no es así, ya que en la actualidad las leches maternizadas cumplen bastante bien su cometido y proporciona al bebé los nutrientes que necesita. Quizás por eso debamos de dejar de dar tanta importancia a las restrictivas normativas y dar más rienda suelta al conocimiento de nuestro bebé, habrá niños que estarán perfectos con la leche materna, únicamente, hasta los seis meses, habrá otro que a los cuatro meses necesiten de un apoyo alimenticio extra. La madre, con la ayuda de su pediatra, es la que que ha de establecer la mejor pauta de alimentación para cada bebé en cada etapa.

Ventajas de la lactancia materna

¿Por qué es recomendable la lactancia materna? Entre otras cosas, porque tiene muchas ventajas la lactancia materna. Hemos de tener en cuenta que la lactancia materna no es sólo el alimento-nutrición para el bebé, la leche materna es mucho más, a través de la alimentación materna los niños conocen y aprenden las sensaciones de seguridad, bienestar y afecto, y esta primera relación con la comida, ya sea de confort o de desconfort se mantendrá para toda la vida. (más…)

Leer Más

Leucemia en niños

La leucemia en niños

La leucemia en niños es un cáncer de los glóbulos blancos, un tipo de células de la sangre que ayudan al organismo a combatir infecciones. Las células sanguíneas se forman en la médula ósea, pero en personas con leucemia, la médula ósea produce glóbulos blancos anormales, éstas reemplazan a las células sanguíneas sanas y dificultan que la sangre cumpla su función. La leucemia en niños suele desarrollarse rápidamente, lo que se denomina leucemia aguda, aunque también existe la leucemia crónica, que se desarrolla lentamente.

Los síntomas de la leucemia en niños, son infecciones, fiebre, pérdida del apetito, cansancio, sangrar con facilidad, inflamación de los ganglios linfáticos, sudores nocturnos, dificultad para respirar, o dolor en los huesos o en las articulaciones.

Los factores de riesgo para la leucemia en niños incluyen: tener un hermano o hermana con leucemia, tener ciertos trastornos genéticos o recibir tratamiento con radiación o quimioterapia. Generalmente, la leucemia infantil se cura con el tratamiento. Las opciones de tratamiento incluyen medicamentos, quimioterapia y radiación. En algunos casos, un trasplante de médula ósea y de células madre puede ayudar. (más…)

Leer Más

Miedo a los animales

Qué hacer si tu niño tiene miedo a los animales

Los miedos infantiles son muy habituales y responden a situaciones en que los niños no son capaces de controlar a nivel racional, lo cual les pone en alerta. Hay niños que le tienen miedo a la oscuridad, a quedarse solos, a los ruidos… Pero, qué hacer si tu niño tiene miedo a los animales.  Esto es relativamente problemático, porque si tiene miedo a los animales domésticos, como perros o gatos, estos conviven con muchos humanos, y están por la calle de manera natural. Si el miedo es lo suficientemente importante, es posible que el niño no quiera salir a la calle, o que vea un perro a lo lejos, se paralice y se esconda.

En el caso del miedo a los animales de los niños, seguramente no hay motivos para sentir miedo, simplemente la emoción es tan fuerte, tan intensa, que son incapaces de controlarla racionalmente. Tenemos que entender que ellos tienen derecho también a tener sus propios miedos, por lo que lo que no deberíamos hacer es minimizarlo, sino ponernos en su lugar, y tratar de ayudarles a superarlos poco a poco, con cariño. En los niños no suele funcionar demasiado la terapia de choque. Así que lo mejor es acercar los animales a sus vidas con respeto y paciencia.

Hay que transmitirle tranquilidad, seguridad, y ayudarle a superar ese miedo con cariño y comprensión. Esos miedos suelen aparecer entre los 2 y los 5 años, pues es cuando el niño no entiende aún el mundo que le rodea y no es capaz de separar lo real de lo imaginario.  Ese miedo puede ir desapareciendo a medida que va creciendo, cuando va reconociendo poco a poco la realidad, aunque no siempre es así. (más…)

Leer Más

celíacos

Cómo saber si tu hijo es celíaco

Se considera una persona celíaca aquella que tiene intolerancia al gluten de trigo, a la cebada y al centeno  y, por consiguiente, a todos los alimentos que lo contienen en mayor o menor medida. Esta intolerancia de base genética provoca la inflamación intestinal, que deriva en vómitos o diarrea.  Cómo saber si tu hijo es celíaco. No es fácil, porque los síntomas son diversos, la edad en la que se manifiesta tampoco es fija, y no existe un patrón concreto en el desarrollo de la intolerancia. Cuando los niños son pequeños y no saben hablar bien, o no se expresan adecuadamente, debemos mostrar especial cuidado para captar todos los mensajes que nos puedan enviar.

Es posible que la enfermedad celíaca no se manifieste hasta la adolescencia. Generalmente, se suele confundir los síntomas de que un niño es celíaco con un trastorno digestivo habitual, como puede ser un dolor de estómago, o algún vómito. Es esencial, pues, detectar si estos síntomas han aparecido cuando el niño ha consumido algún alimento rico en gluten. Si el bebé ha desarrollado la enfermedad desde pequeño, el diagnóstico será más fácil cuando empieza a tomar papillas ricas en gluten. Si el niño es celíaco, se detectará rápidamente su intolerancia a este tipo de alimentos.

Se dan algunos síntomas frecuentes que indican cómo saber si tu hijo es celíaco, como son los vómitos, las diarreas frecuentes, con mal olor o espesas, pérdida de peso, astenia, sensación de cansancio y fatiga, problemas con su crecimiento, distensión abdominal, cambios en el carácter, trastornos en el comportamiento, disminución del número de leucocitos, problemas en la coagulación de la sangre, aumento de plaquetas en la sangre, defectos en los dientes y en el esmalte dental. (más…)

Leer Más

Pesadillas en el bebé

Pesadillas en el bebé, cómo controlarlas

Los bebés también pueden tener sueños desagradables cuando duermen. Pero las pesadillas en el bebé, cómo controlaras después de haberlas detectado. Y es que cuando un bebé todavía no habla, es difícil saber qué le ha perturbado el sueño, porque no es capaz de explicarte qué le ha pasado durante la noche. Es probable que si se durmió tranquilamente y, de repente, se despierta sollozando, asustado, y le cuesta volver a dormirse, es probable que haya tenido una pesadilla. Seguramente será durante la segunda mitad de la noche, cuando es probable que ocurran los sueños.

Conviene no confundir las pesadillas con los terrores nocturnos, que son trastornos del sueño que se tienen en el primer tercio de la noche.  Cuando un bebé tiene un episodio de terror nocturno permanece dormido en un estado de sueño profundo durante el cual, en realidad, no está soñando y, sin embargo, se pone extremadamente agitado y es muy difícil de consolar. Una vez que el terror nocturno ha pasado, el bebé vuelve a dormir tranquilamente y seguramente no recordará nada a la mañana siguiente.

Normalmente, las pesadillas están relacionadas con alguna cosa que le ha podido ocurrir justo antes de acostarse. Las situaciones de estrés también pueden provocar pesadillas, como por ejemplo la hora de acostarse, estar enfermo o alejado de los papás durante un tiempo, sobre todo en esa edad que le cuesta separarse de los progenitores. Sin embargo, los problemas emocionales no están ligados a las pesadillas, y una pesadilla de vez en cuando es algo normal a esta edad. (más…)

Leer Más

Incontinencia en bebés

La incontinencia en bebés

La incontinencia en bebés es un hecho normal, puesto que cuando son bebés no tienen un control de sus movimientos intestinales ni de su orina. De hecho, los bebés, hasta que no aprenden a ir al baño no se consideran incontinentes, sino simplemente que aún no han aprendido. Así, esos pequeños accidentes ocasionales son normales hasta los 6 años. De todas formas, no hay una edad exacta de cuándo empiezan a pedir ir al baño. Cada bebé es diferente, y lo piden cuando se encuentran lo suficientemente maduros. La retirada del pañal es un proceso lento y requiere paciencia y ánimo por parte de los papás y de los educadores.

A muchos se les puede escapar durante el proceso. No hay que agobiarse con la incontinencia en bebés, ni fijar una edad específica para quitar el pañal del bebé. Lo más adecuado es observar sus movimientos y, a partir de los 2 años, o incluso antes, se puede empezar a probar. Algunos bebés empiezan pronto a darse cuenta de que tienen pipí o caca, e identifican rápido cuando lo están haciendo. Otros bebés lo avisan después, y piden que se les cambie el pañal y después no quieren ponérselo otra vez. (más…)

Leer Más

La otitis en bebés

La otitis en bebés, ¿cómo tratarla?

La otitis se produce por la entrada en el oído de bacterias procedentes de la nariz o de la garganta. Puede afectar tanto a la parte externa del oído, desde el tímpano hacia afuera, lo que sería una otitis externa, o a la parte media, denominada otitis media. En épocas de frío, es muy común la otitis en bebés, ¿cómo tratarla? En los bebés, la otitis puede provocar náuseas, vómitos, diarrea, inapetencia y alteración del sueño. Sufren dolor de oído, que aumenta por la noche, tienen fiebre y malestar genial.

Lo más adecuado es llevarlo al pediatra, y que sea él quien le suministre la dosis de amoxicilina que recomiende. Nunca hay que automedicar. El uso inadecuado o a dosis insuficientes de los antibióticos puede conducir a resistencias de las bacterias causantes de la infección y hacer más difícil su tratamiento. El tratamiento debe mantenerse entre 8 y 14 días, ya que aunque tras 2 ó 3 dosis el dolor y las molestias hayan desaparecido, la infección está todavía presente. Por supuesto, seguir siempre el tratamiento completo para evitar recaídas.

En los bebés, podemos detectar una otitis porque están más intranquilos de lo normal. Para saber si tienen una infección de oído, es importante observar los cambios en su estado de ánimo. Si se pone irritable o comienza a llorar más de lo habitual, debes estar atenta a cualquier problema. Es posible que rechacen el biberón, porque al tragar el oído se mueve y duele, que tengan dificultades para dormir, que lloren por la noche, porque al estar acostados, la presión aumenta en posición horizontal. (más…)

Leer Más